Mi nombre es Zuleima Álvarez García y mi nombre espiritual es Ram Rai Kaur.

 

Soy madre, soy mujer, soy amiga, soy pareja, soy instructora de kundalini yoga, soy consteladora, soy terapeuta... y lo soy todo a la vez. Procuro ser purista en mi trabajo como consteladora e instructora, aunque sin duda cada aprendizaje se va integrando en mí y a través de mí llegará hasta ti.

Si has llegado hasta aquí probablemente algo tenga que darte y algo tendré que recibir de ti, no hablo de intercambio monetario, sino de aquel que se produce entre dos sistemas para ver y resolver algo.

Mi camino en el mundo de las terapias complementarias comenzó en 2007 cuando descubrí el Quiromasaje y con él vinieron las formaciones de drenaje linfático, masaje deportivo, reflexología podal y auricular. También en ese año descubrí el Reiki y las flores de Bach. Tardé varios años hasta que sentí la necesidad de tener el segundo nivel de reiki y este me impulso a las dos maestrias. Supongo que llegó cuando estaba preparada.

 

En 2012 recibi la maestría Reiki, es curioso porque el símbolo maestro es de limpieza y depuración, y fue entonces cuando comenzó mi formación en constelaciones familiares. Han sido unos años de mucho aprendizaje, crecimiento y de profundos cambios, sin duda, han sido unos años muy importantes para mí.

En 2013 sentí la necesidad de hacerme consteladora familiar, sentí el deseo de incorporar esa técnica a mi vida. Curiosamente sólo había hecho una constelación en 2009, pero ese trabajo fue más que suficiente para que mi alma reconociera la potencia de esta técnica que marcó un antes y un después en mi vida. Honestamente no sabía de la profundidad de este trabajo hasta que comencé la formación, de su seriedad y de la responsabilidad que implica las constelaciones familiares. Mi vida desde entonces ha dado muchos cambios, yo cambié, crecí y evolucioné, todo mi entorno me hizo saber que así lo notaban.  Yo salía muy feliz después de cada seminario, con una nueva visión de la vida, de mis situaciones y de mi familia. Notaba y veía cambios potentes en mi vida, me fascinaba ver como el campo mostraba lo que sucedía y como aquellas personas que apenas me conocían representaban tales papeles con una exactitud que me fascinaba. Ahora para mí todo es sistémico y todo en la vida se puede constelar, ya que muestra el origen del problema sea algo que no vemos en nuestra vida actual o sea algo transgeneracional.

 

En 2014 al volver a Gran Canaria fue cuando me encontré con la formación de instructora de Kundalini Yoga. Mi primera experiencia con el kundalini yoga fue maravillosa, haciendo sadhana a las 6 de la mañana, en el momento de la meditación con las luces tenues de las velas y el sol saliendo... Me sentí en casa! Por eso decidí hacer la formación, quería hacer llegar a otras personas esa sensación. Durante la formación me quede embarazada de mi deseado bebé Oliver y esto marcó un antes y un después en mi vida. Siendo el mayor aprendizaje de todos la maternidad. Y por eso decidí dirigir mi formación hacia la etapa perinatal adquiriendo todo el conocimiento posible para acompañar a las mujeres en este proceso para que vivan la experiencia que desean vivir. Este proceso me ha llevado a varias formaciones de yoga prenatal, a una formación de psicología perinatal, a formarme en Proyecto Diké para ayudar a las mamás a conocer sus derechos en todo momento y actualmente me estoy formando como Doula para acompañar la maternidad de una manera más plena.

Y es así como nace mi proyecto "Prem Ma el renacer del amor" clases de yoga en parejas. El primer año de maternidad/paternidad saca muchas cosas a la luz, conflictos, deseos, expectativas, muchas cosas buenas y maravillosas y otras no tanto. Sentir en pareja una herramienta trasnformadora como el yoga kundalini es sublime. Nos ayuda a cambiar y aprender técnicas para mejorar nuestro día a día, para enfrentar nuestros conflictos y conocernos mejor a nosotros mismos llevando mayor bienestar y armonía a nuestra vida y a nuestra familia. Abro este proyecto a todo tipo de parejas ya que es algo maravilloso que todos podemos disfrutar. 

Tanto es lo que me han aportado las constelaciones familiares y la psicoterapía que decidí estudiar el Grado de Psicología para tener una base mayor, ya que actualmente he decido centrarme en el trabajo con mujeres, en procesos emocionales y la etapa perinatal. Y para ello utilizo las herramientas que han resultado más potentes para mí que son las constelaciones familiares, la acupuntura y el Yoga Kundalini.

Gracias por formar parte de mi camino y de mi vocación.

Espero poder ayudarte con mis terapias y talleres, que aquello que hago llegue a los corazones de las personas y les cambie la vida como me la cambió a mi es mi mayor anhelo.

Sat nam!

"Soy un ser infinito viviendo una experiencia humana"